Saltar al contenido

¿Cómo se usa una Copa Menstrual?

Las copas menstruales son una de las opciones más populares que existen en el mercado para combatir los síntomas de la regla.

Pese a que su funcionamiento no es complejo, lo cierto es que el desconocimiento que hay en torno a este método hace las mujeres que comienzan a utilizar las copas menstruales en la actualidad necesiten de un periodo de adaptación con el que aprender a utilizar las copas.

Pese a la dificultad que aparenta, lo cierto es que su uso es igual que de fácil que el de un tampón. Únicamente requiere algo de práctica durante los primeros días para conseguir la destreza necesaria para solventar con soltura lo relacionado con este método.

como usar la copa menstrual

¿Cómo se utilizan las Copas Menstruales?

Lo que te recomiendo es que no aprendas a utilizarlo cuando estás en pleno periodo. Si esto es así, mi recomendación es que utilices los métodos tradicionales que utilizabas hasta ahora y esperes al final del sangrado para comenzar a practicar, te resultará mucho más sencillo.

Es muy importante que estés relajada en el momento de utilizar este método, más aún si es la primera vez que lo utilizas. Lo más normal es que las primeras veces las paredes vaginales tiendan a contraerse a consecuencia de al inserción de un elemento que para nuestro organismo es algo extraño.

A continuación te voy a dar una serie de pasos con los que colocar la copa menstrual será todo un éxito:

1- Siéntate en el inodoro, o en cualquier lugar en el que estés cómoda y te permita abrir las piernas al máximo.

2- Coge la copa, que previamente debes de haber limpiado, y dóblala por la mitad hasta hacerla más pequeña. Seguro que si coges las instrucciones que vienen en tu copa entenderás a la perfección el lugar desde el que tienes que doblarla.

En caso de no tener instrucciones, puedes ver la siguiente foto:

Colocarse la copa menstrual

3- Introduce la copa con las manos hasta que quede perfectamente metida en tu interior. No te preocupes si las primeras veces sobresale un poco la copa y se queda la punta visible desde el exterior. Esto no es ningún problema, pues su función la hará correctamente y, con el tiempo, podrás ir metiéndola más al fondo, hasta hacerla completamente invisible. Pero, insisto, no es ningún problema, la copa cumplirá con su cometido a la perfección pese a quedar la punta mínimamente visible.

4- Repasa con el dedo índice que la base de la copa está perfectamente metida y tocando las paredes vaginales. Lo más importante es que no quede doblada, así que no tengas miedo en repasar con el dedo, en caso de que esté bien introducida, no lograrás girarla únicamente con el dedo y, en caso de que esté mal, lo notarás enseguida.

Como has podido comprobar, utilizar una copa menstrual no tiene ningún secreto si eres capaz de seguir estos cuatro pasos. Las primeras veces es normal que te cueste un poco más, por eso te aconsejo que lo hagas en días en los que estés especialmente relajada y no tengas la regla.

Anímate y prueba las copas menstruales, tu cuerpo lo agradecerá.